Proteína vegetal o animal, ¿cuál es la más saludable?

Hoy en día vivimos una época en la que gran parte de nuestros esfuerzos están enfocados al cuidado de nuestro organismo: vamos al gym, leemos sobre nuevas dietas, buscamos remedios alternativos… Sin embargo, entre tanto ruido de fondo, se esconde los verdaderos mitos que merecen ser desvelados, como es el caso de las proteínas. Por ello, hoy queremos dedicar este post a diferenciar los beneficios entre la proteína vegetal y la animal. Si no conoces mucho sobre el tema, no puedes perderte eso. ¡Sigue leyendo y toma nota!

¿Qué función cumplen las proteínas?

Si bien es cierto que las proteínas siempre han estado presentes en cualquier dieta equilibrada y saludable, durante los últimos años han ganado especial importancia dentro de la nutrición deportiva. Entre los motivos más destacados, por contribuir al mantenimiento, la reparación y el crecimiento de todos los tejidos, independientemente de que sean vegetales o animales.

No obstante, se tiene la falsa creencia de que un mayor consumo de proteínas se traduce en un mayor crecimiento muscular, y eso no es del todo cierto. De hecho, toda la proteína extra es asimilada por el organismo a modo de azúcares y ácidos grasos. Por lo tanto, hay que llevar a cabo una ingesta adecuada.

Principales diferencias entre la proteína vegetal y la animal

Seguro que lo has oído en alguna ocasión, son muchas las personas que afirman que las vegetales son de una calidad inferior respecto a las animales, pues contienen menores cantidades de proteínas. Debido a ello, estas últimas son consideradas de mayor valor biológico. Sin embargo, en esa definición no se tiene en cuenta lo comentado anteriormente.

Por otro lado, las proteínas vegetales cuentan con una serie de beneficios indispensables para la salud: contienen minerales, fibra y vitaminas. Por si fuera poco, son grasas insaturadas que no aumentan el colesterol y aportan menos calorías.

En definitiva, podríamos resumir lo comentado en que una mayor ingesta de proteínas vegetales a cambio de las proteínas animales previene y mejora problemas relacionados con el sobrepeso, regula los niveles de colesterol en sangre y reduce el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares. Además, son más fáciles de asimilar por el proceso digestivo y sobrecargan menos el hígado.

¿Cómo complementar una proteína vegetal?

Una proteína completa es aquella que contiene todos los aminoácidos esenciales y, a pesar de que las vegetales son totalmente beneficiosas y saludables, suelen carecer de alguno de ellos. No obstante, todo es cuestión de combinar.

Con el fin de obtener una proteína completa, podemos combinar de esta forma: legumbres con cereales, frutos secos con bebidas vegetales o verduras y huevo. Por otro lado, no te olvides de añadir a tus comidas ingredientes como semillas de lino, de chía o de sésamo. ¡Comienza unos hábitos de vida saludables!